domingo, 30 de noviembre de 2014

En agradecimiento a la marea blanca

       



                       NUNCA MAIS









                                                                            ¨ Memoria da noite ¨  de Luar na Lubre       Un canto de   muerte.                                                                              
El 19 de Noviembre de dos mil, un petrolero, el Prestige, procedente de San Petesburgo transportando una carga de setenta y siete mil toneladas de fuel, se partió en dos ante nuestro litoral. En la zona del hundimiento quedó una mancha de 57 por 18 km.
La costa gallega se vistió de luto; una gran marea negra invadió nuestras costas dejando muerte y dolor en sus arenales, playas y rocas.

Unos doscientos cincuenta mil voluntarios, venidos de todas partes, pasaron por Galicia en un movimiento solidario como nunca visto hasta entonces. Una gran marea blanca, puntos de luz, sobre una gran marea negra fue extendiéndose por todo el litoral.

Se expusieron a agentes contaminantes mientras recogían con sus manos el crudo que se pegaba a las rocas, dificultando enormemente la tarea.


Limpiar con azadas, con horquillas, con cualquier cosa que se podía, se volvía difícil. Se limpiaba y, al día siguiente todo estaba igual, la marea lo había traído de nuevo a la playa.
Tras once años de la mayor catástrofe medioambiental en España, la indignación y el estupor nos embarga ante la sentencia de la Audiencia de A Coruña  en la que dice que no existen responsabilidades penales ni para José Luís López Sors, director general de la Marina Mercante que mandó pasear el barco por toda la costa gallega, ni para el capitán Apóstolos Mangouros, que aunque fue  condenado a ocho meses de cárcel, no los cumplirá y tampoco para Nikolaos Argyropoulos, jefe de máquinas.

Once años después Galicia ha recuperado toda su belleza y esplendor pero nadie pagará a esta tierra el coste que supuso devolvérselo.

TAMPOCO SE PAGAN RESPONSABILIDADES POLÍTICAS EN ESTE PAÍS

" El vertido está controlado. No se van a derivar consecuencias para las poblaciones pesqueras de la zona ni para las especies marinas gracias a la rápida actuación de las autoridades"
Miguel Arias Cañete. Ministro de Pesca

" Yo no veo ninguna crispación social por el Prestige"
Jaume Matas, Ministro de Medio Ambiente

" Faltan a la verdad quienes creen demostrado que el casco del Prestige pierde petroleo"
José María Aznar, Presidente del Gobierno

" No está uno en absolutamente todos los temas y no puede acertar siempre."
Declaraciones en el Congreso de Mariano Rajoy, Vicepresidente del Gobierno, justificando declaraciones incorrectas el día anterior sobre quién tomó la decisión de alejar el Prestige.

http://www.greepeace.org/espana/reports/prestige-cr-nica-de-una-marea/



sábado, 22 de noviembre de 2014

Que las estrellas guíen tu camino

Según cuenta la leyenda, existe un camino en el cielo y otro en la tierra que conducen a un punto sagrado y místico, venerado desde hace mucho tiempo. Es conocido como “Campo de Estrellas”, hoy en día Santiago de Compostela.
La historia cuenta que en torno al año 813 un ermitaño llamado Pelayo, que vivía en el bosque de Libredón, hoy las calles que rodean la Catedral Compostelana, vio durante varias noches un enorme resplandor en el cielo, una estrella gigantesca que indicaba un punto determinado. Y aquí fue donde Pelayo encontró una extraña tumba de piedra, hoy la tumba del Apóstol Santiago. Y así fue como durante siglos los peregrinos miraron al cielo para seguir la Vía Láctea que lleva la misma dirección que la del caminante a Compostela.


                                            Plaza de la Quintana @  Paco Rodriguez

La primera vez que salí de noche por las rúas de Santiago algo dulce y amable me embrujó. A partir de entonces me gustaba recorrer sin rumbo calles y callejuelas, rúas y plazas envueltas en esa magia especial que va envuelta en el aire.
La lluvia va marcando el ritmo del silencio; ese silencio roto por el sonido grave y profundo de la campana de la catedral, la Berenguela. Cuando el paseo es nocturno y va acompañado de la lluvia uno puede emocionarse bajo ese orvallo menudo que va calando con su cadencia. Callejear y callejear entre las sombras,  meterse en el corazón de las rúas, caminar sin prisa bajo sus soportales mientras la luz juega a pintar las piedras con reflejos dorados que bailan porque tienen su propia vida y encierran el arte de un pincel maravilloso que solo la naturaleza sabe crear.
Los faroles han alumbrado tantas historias que se han convertido en  testigos mudos del acontecer de la vida de la ciudad. En ocasiones, aparece la luna plateada entre grandes nubes para cobijar a todo aquel que encuentra su camino o su meta en Compostela.
Cada día al ocultarse el sol e iluminarse la Catedral, el fantasma del peregrino hace su aparición en la esquina más próxima a Platerías como esperando la apertura de la Puerta real, quizás ha de quedarse en Compostela condenado a peregrinar por el resto de la eternidad y recorrer cada noche esas callejuelas donde la luz y la lluvia se han convertido en arte. En realidad, solo se necesita silencio para poder oír a Compostela.








domingo, 16 de noviembre de 2014

Nosa Señora Da Barca

Galicia encapotada de nubes negras y grises. Mil cien rayos cayeron sobre ella el día de ayer. Fuertes vientos azotan sus costas volviendo la mar salvaje y peligrosa. Parece querer adentrarse en la tierra y llevarse a lo más hondo lo que encuentra a su paso. El miedo a los naufragios y a las tempestades hacen que sus habitantes se encomienden  a los santos que más veneran.
El santuario de Nosa Señora da Barca, es junto con Fisterra, meta del camino de Santiago. La leyenda cuenta que el Apóstol llegó un día a esta orilla del mar de Muxía vencido y desalentado por las dificultades que encontraba en la evangelización de Galicia. Allí sobre las olas de este océano salvaje vio acercarse una barca con el casco, la vela y el timón de piedra que hoy en día es reconocida en tres rocas: a pedra de abalar, a pedra dos cadrís e a pedra do timón.
El pasado año, durante una fuerte tempestad, un rayo cayó sobre el santuario causando graves daños.


Romaxe de Nosa Señora da Barca, por
Federico García Lorca
¡Ai ruada, ruada, ruada
da Virxe pequena
é a súa barca!
A Virxe era de pedra
e a súa coroa de prata.
Marelos os catro bois
que no seu carro a levaban.
Pombas de vidrio traguían
a choiva pola montaña.
Mortos e morta de néboa
polos senseiros chegaban.
¡Virxe, deixa a túa cariña                                               Cantada por Víctor Manuel
nos doces ollos das vacas
e leva sobre o teu manto
as frores da amortallada!
Pola testa de Galicia
xa ven salaiando a ialba.
A Virxe mira pra o mar
dende a porta da súa casa.
¡Ai ruada, ruada, ruada
da Virxe pequena
e a súa barca!

                                           


jueves, 6 de noviembre de 2014

Galernas en el mar



 En la costa, mirando hacia el mar abierto, cruces de piedra se asoman sobre rocas de acantilados escarpados que han sido afilados y golpeados sin pausa por las olas, recordando a aquellos que perdieron la vida a sus pies. El horizonte y la mar abrazados se pierden juntos en una niebla densa y fría que va dejando la piel aterida y húmeda. El viento sopla y sopla cada vez con más intensidad levantando olas enormes que zarandean los barcos sin tregua.



     

 La desaparición de un hombre en la mar es, quizás, la mayor tragedia que viven las familias marineras. Las gentes de la costa dicen, que si el mar no devuelve el cadáver a la orilla en nueve días, nunca lo hará. Las mujeres, madres, hermanas e hijas de pescadores son conscientes de que nunca sabrán con certeza qué les sucedió. La fantasía de que en cualquier momento pueda aparecer se hace dolorosa y puede alargarse en el tiempo impidiendo la elaboración del duelo.
El rumor del viento al cruzar los bosques umbríos, el constante discurrir de los arroyos, el sonido del río saltando entre piedras, la imponente furia del mar, las aves que cantan o gimen de noche o los insectos que alumbran hace que el gallego tenga una profunda relación con su tierra y el apego al lugar se percibe en la necesidad de ser enterrado en ella y quedarse así con los suyos para siempre, sin embargo este mar lo impide, a veces, cuando se vuelve salvaje.


sábado, 1 de noviembre de 2014

La Santa Compaña: mensajeros de la muerte


En la noche cerrada, negra y oscura de difuntos, una fantasmagórica procesión avanza por los caminos en Galicia. La forman los muertos de la parroquia o almas en pena,difuntos, condenados a vagar por la tierra hasta purgar los pecados que cometieron en vida.
Caminan despacio, majestuosamente y sin rumbo en dos largas filas con velas encendidas de tal manera que su luz se ve a lo lejos.
Este funesto desfile se dirige a las casas en las que se va a producir una muerte llevando los oleos a los moribundos que, en ocasiones, puede, incluso, ser un año antes de la defunción.

No todos los que van en el cortejo están muertos, con ellos va una persona viva que lleva una cruz y un caldero con agua bendita.

 La única manera de librarse de esta penosa tarea es darle la cruz a otro infortunado. Este quedará a su vez condenado a preceder al acompañamiento en su eterno vagar nocturno.

Hay...quien dice que los acompañantes de la procesión solo van en espíritu, mientras que su cuerpo se queda en la cama.
 Si te la encuentras debes seguir tu camino sin detenerte y sin mirar hacia atrás porque si no estás perdido ya que su principal peligro es tener que llevar la cruz durante largas noches.

Hay quien dice que la ha visto, hay quien dice que no existe. Cada cual...

Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...