martes, 7 de marzo de 2017

Espantallos A ruta do río Barbeira

Silencioso espantapájaros, perdido el cuerpo de arrugas. RAFAEL ALBERTI ...


Dice la leyenda que los espantapájaros no pueden tener amigos. El hombre los suele crear con un aire siniestro y esperpéntico alzándolo en los campos para que con su presencia espanten a los pájaros.
El viento es el único compañero que acaricia la soledad del espantapájaros, inmerso siempre en sus horas eternas de vacío, ve como se arrullan y murmullan los campos de cereales y como los pájaros sobrevuelan por encima de su cabeza como quien evita criaturas extrañas.
Pronto, muy pronto estos peculiares personajes aparecerán en la soledad de los campos y huertas de cultivo.
Con su presencia hacen que el ambiente sea incómodo, sin otro particular más que ser diferente a lo que el animal espera encontrarse. Así, como el hombre, tienden a preferir cosas a las que están habituados. Cuando algo es diferente, lo rechazan en principio
Si no hay nada más para comer, las aves corren el riesgo y comen el cultivo, aunque tenga un aspecto extraño, fieles al instinto de supervivencia, pero si hay alternativas, se van a comer a algún otro lugar. 
Todos llevamos un niño dentro que nunca deberíamos perder. En él se aloja la alegría, la curiosidad, el amor, la sinceridad, la ternura...Pero la ignorancia es la que nos hace demonizar y destruir lo que no comprendemos, lo que nos incomoda, lo que nos asusta... Tememos a la oscuridad, sin embargo hay luces que nunca podremos ver en el día...
A mi me inspiran melancolía, soledad, abandono, incomprensión...y es por eso, aunque suene un poco extraño por lo que me gustan.
 Pronto, los campos se llenaran de cultivos  y ellos, los "espantallos"   buscaran en la soledad la compañía del viento.                   . Escrito y dirigido por Marco Besas.
Clavado en el suelo, sin escapatoria, ilustra como pocas cosas, la frustración, la impotencia y la resignación que alguna vez nos ha invadido a casi todos...y es por eso que me inspiran ternura...y mucha empatía.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Los espantapájaros modernos rara vez toman forma humana, salvo en la ruta del río Barbeira o ruta de la Libertad, llamada así porque los internos de la cárcel de la Lama ayudan en su mantenimiento.
La primera parte de la ruta discurre por las riberas del río Barbeira, entre maravillosos bosques autóctonos, disfrutando del sonido del agua, al mismo tiempo que caminamos por senderos tapizados de musgo.
En la segunda parte, caminaremos por zonas más elevadas, Sierra do Cando, donde pastan en libertad numerosos caballos, hasta alcanzar la aldea de Covelo, para volver de nuevo a los bosques cercanos al río
Más de una treintena de espantapájaros participan en el concurso exposición del río Barbeira. En un entorno natural como el lugar del río Verdugo, donde comienza la ruta de senderismo.

Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...