lunes, 24 de julio de 2017

Donde las piedras hablan



Y... Comenzó su viaje.
Fue realizando todos los rituales  que todo peregrino debe conocer y seguir durante su andadura.
Dejó una cruz hecha con ramas recogidas en el Camino..
Bebió vino de la fuente de Irache en Navarra.
Esta fuente ofrece vino y agua gratis a los peregrinos.

Colocó una piedra en el Camino para alertar a futuros caminantes que iban por el camino correcto.
En la actualidad ha cambiado el sentido de esta tradición ya que ahora colocar la piedra es sinónimo de arrepentimiento o sufrimiento espiritual. Al apilar la piedra o dejarla atrás pasará lo mismo con el dolor.
Tiró la piedra, con la que salió de su lugar de origen, en la Cruz de Fierro para librarse de todas las culpas y penas que haya sufrido en su vida.
 Y el Camino poco apoco va ofreciéndole las condiciones propicias para conversar con la sombra que le sigue a donde vaya
Llega, agotado, descalabrado, los ojos hundidos, los pies lacerados y las manos encalladas de tanto apretarlas contra el nudo del bastón. Nervioso por llegar y besar el Santo, este será el momento más importante en la vida de ese peregrino. Mañana llegará a Compostela como estaba previsto. Poco a poco van sumándose hileras de peregrinos al camino, como una arroyo al que fluyen otras corrientes. Los peregrinos apuran el paso pues ya se presiente que la ciudad está muy cerca y en nada se está en el monte del Gozo. En ese punto desciende deprisa y entra en la ciudad por la Puerta Francesa, que era antiguamente la entrada más importante de las siete que había. Ya en el casco viejo toma las Rúas das Fontiñas y dos Concheiros, se sigue por la Rúa de San Pedro y entra en las Rúas das Casas Reais y das Ánimas para desembocar en la Plaza de Cervantes. Ya no queda casi nada. Avanza por la Rúa de la Azabachería y sale a la Plaza de la Inmaculada. Al fin: La Plaza del Obradoiro.
Ha llegado, el camino ha terminado, la peregrinación ha llegado a su fin. Busca entonces el centro de una de las plazas más bellas del mundo. No olvida que la admiración es el peldaño previo al amor. Por eso, Santiago de Compostela enamora a quien la visita y conoce.












Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...