jueves, 21 de septiembre de 2017

Toxo: arbusto moi espiñento



Cuenta la leyenda que Dios hizo las flores del Tojo y, para fastidiarle, el diablo creó las espinas. En compensación Dios permitió que florecieran todo el año. Claro está que las leyendas han sido siempre un intento de explicar un hecho real o fabuloso adornado con elementos fantásticos y que se transmite de forma oral de manera bella y maravillosa.
Sin embargo fuera de la narrativa de la leyenda, la flor del Toxo no es que no sea perecedera, sino que al existir tres tipos diferentes de tojos y florecer en distintas épocas del año, parece que siempre está floreciendo. Se dice que los amantes de antaño prometían quererse mientras el tojo estuviera en flor.


La flor del Toxo se llama Chorima. Cuento esto porque hay una canción gallega que habla del "alecrin dourado",y no deja de llevar a confusión pese a que en ningún momento afirma que la flor del tojo sea el Alecrin. La flor del Alecrin es azul y es la flor del romero.
A pesar de esto Alecrin y Chorima, son los nombres que recibe en Galicia la flor del tojo.

Es el arbusto más característico de los montes gallegos formando grandes extensiones de paisaje amarillo. Una sola planta puede producir 20.000 semillas y estas pueden aguardar hasta 70 años sin germinar esperando el momento idóneo para hacerlo. Ni que decir tiene que es todo un alarde de paciencia.


Una Chorima de toxo hábilmente manejada con la lengua puede emitir un sorprendente sonido que se le compara con el canto de los pájaros. Esta forma musical de emplear las flores es considerado en nuestra  cultura como un juguete de niños o mozos.

"Chorima, nosa chorima tan amarela no monte, tí é a flor dos galegos, dos de onte e dos de hoxe. Flor do toxo, flor do toxo, flor da galeguidade as raíces son a ialma e a Chorima a saudade".

viernes, 15 de septiembre de 2017

PARA TI








Si no te quieren
como tu quieres
que te quieran,
¿qué importa que
te quieran?.
                        Amado Nervo



José Agustín Goytisolo : Palabras para Julia


miércoles, 13 de septiembre de 2017

Pobriña da tola ( Pobrecita loca )

"Pobriña da tola" ( Pobrecita  loca) Es un precioso poema de Ramón Cabanillas escrito en gallego y cantado por Juan Pardo y Amancio Prada.


                  
  ¡PROBIÑA DA TOLA!
   ¡POBRECITA LOCA!
       Letra de Ramón Cabanillas
Non teño parentes
amores nin chouza.
Aldea en aldea,
parroquia en parroquia,
ando polo mundo
arredada e soia.
Xanto cando atopo
cunha almiña boa
que polos seus mortos
bótame de esmola
a cunca do caldo
e o anaco de broa.
Durmo nos camiños
érgome coa aurora,
lávome nas fontes
de crara auga morna,
e as noites que a lúa
loce briladora,
como nun suspiro
paso as horas mortas
mirando para ela,
cantándolle copras:
 
Lúa, lúa branca
como me namoras (bis)
 
Os cans que me ladran,
e os nenos que xogan
tirándome pedras,
chamándome tola,
atraveso veigas,
rubo corredoiras,
e salto valados
cubertos de roxas
espiñas de estripos
e ortigas treidoras
que fírenme a carne
e ráchanme a roupa…
¡a roupa dos probes
que nunca foi nova!
 
A xente do mundo
que di que esta corda
marmura ó toparme:
¡Probiña da tola!
E non é verdade.
¡Abofé… abofé que estou corda!
¡Si a xente soupera!…
Cando camiñando
paso polas hortas
a tempo que a xente
turra da espiocha
ou cava patatas
ou pranta cebolas
sempre hai un que diga:
 
- ¿A ónde vas Rosa?
I eu que nunca quixen
andar con parolas
- ¡Demo de xudío!
¿A ti que che importa?
E, sin mais palique,
vírome de costas;
mais ben me porcato,
facéndome a xorda
que queda decindo:
¡Probiña da tola!
 
O conto é que un fillo
¡bo mozo! da dona
do Pazo da Gándara
andúvolle ás voltas,
¡As cousas do mundo!
O triste da historia
foi que o mozo ó irse
deixouna sen honra.
Eu non me recordo…
¡Bah! ¿Quén se recorda?
Pero eu non acerto
que ten esa historia
que, cando contala
tristeiros escoitan,
namentras eu saio
correndo da horta,
os homes se laian,
e as vellas e as mozas,
co mandil nos ollos,
doloridas choran
decindo en voz baixa:
¡Probiña da tola!
 
A xente do mundo
que di que está corda
marmura ó toparme:
¡Probiña da tola!
E non é verdade.
¡Abofé… abofé que estou corda!
¡Si a xente soupera!…
que non é verdade.
¡Abofé estou corda!
¡Si a xente soupera
que eu vivo na groria!
 
Cando a noite cobre
o pinal de sombras,
dúrmome nun leito
de fiunchos e follas,
e a pouco desperto
e vexo una pomba
que baixa do ceo
voa que revoa,
e ven no meu colo
pousarse, e mimosa,
rúbeseme ó peito,
e bícame na boca,
fálame dos anxes
da Nosa Señora.
 
E todas as noites
ven a branca pomba
e conmigo fala
e conmigo xoga;
ate que alumeando
o pinal a aurora
rube cara o ceo
voa que revoa
 
Por eso me río
cando ¡meigas fora!
a xente do mundo
que di que está corda
marmura ó toparme
¡Probiña da tola!
No tengo parientes
amores ni choza.
Aldea en aldea,
parroquia en parroquia,
ando por el mundo
amedrentada y sola.
Como* cuando encuentro
con una buena alma
que por sus muertos
me da  limosna
el cuenco de caldo
y un trozo de pan de maíz.
Duermo en los caminos
me levanto al amanecer,
me lavo en las fuentes
de clara agua templada
y las noches que la luna
luce brillante,
como en un suspiro
paso las horas muertas
mirando para ella,
cantándole coplas:
 
Luna, luna blanca
como me enamoras (bis)
 
Los perros que me ladran,
y los niños que juegan
tirándome piedras,
llamándome loca,
atravieso prados,
subo caminos,
y salto vallados
cubiertos de rosas
espinas de espino
y ortigas traidoras
que me hieren la carne
y me rasgan la ropa
¡la ropa de los pobres
que nunca fue nueva!
 
La gente del mundo
que dice estar cuerda
murmura al encontrarme:
¡Pobrecita loca!
Y no es verdad.
¡Seguro… seguro que estoy cuerda!
¡Si la gente supiera!…
Cuando caminando
paso por las huertas
al tiempo que la gente
trabaja con la azada
o siembra patatas
o planta cebollas
siempre hay uno que diga:
 
- ¿A dónde vas Rosa?
Y yo que nunca quise
andar con habladurías
- ¡Demonio de judío!
¿A ti que te importa?
Y, sin más conversación,
me doy la vuelta;
más bien me percato,
haciéndome la sorda
de que queda diciendo:
¡Pobrecita loca!
 
El caso es que un hijo
¡buen mozo! de la dueña
del Pazo de la Gándara
le hizo la corte,
¡Las cosas del mundo!
Lo triste de la historia
fue que el mozo al irse
la dejó sin honra.
Yo no me acuerdo…
¡Bah! ¿Quién se acuerda?
Pero yo no entiendo
que tiene esa historia
que, cuando al contarla
entristecidos escuchan,
mientras yo salgo
corriendo de la huerta,
los hombres se lamentan,
y las viejas y las mozas,
con el delantal en los ojos
apesadumbradas lloran
diciendo en voz baja:
¡Pobrecita loca!
 
La gente del mundo
que dice estar cuerda
murmura al encontrarme:
¡Pobrecita loca!
Y no es verdad.
¡Seguro… seguro que estoy cuerda!
¡Si la gente supiera!…
Que no es verdad.
¡Seguro que estoy cuerda!
¡Si la gente supiera
que yo vivo en la gloria!
 
Cuando la noche cubre
el pinar de sombras,
me duermo en un lecho
de hinojos y hojas,
y al poco despierto
y veo una paloma
que baja del cielo
vuela que vuela,
y viene a mi regazo
a posarse y, mimosa,
se me sube al pecho,
y me besa en la boca,
me habla de los ángeles
de Nuestra Señora.
 
Y todas las noches
viene la blanca paloma
y conmigo habla
y conmigo juega
hasta que alumbrando
la aurora el pinar,
sube hacia el cielo
vuela que vuela
 
Por eso me río
cando ¡meigas fuera!
la gente del mundo
que dice estar cuerda
murmura al encontrarme
¡Pobrecita loca!

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Las Catedrales del Mar

Un paraje inolvidable, junto a la ría del Eo, en las proximidades de la localidad de Ribadeo, las verdes laderas gallegas se transforman en abruptos acantilados al asomarse al Mar Cantábrico.
El mar y el viento han esculpido la piedra de tal manera que hacen que algunas de sus paredes parezcan arcos de iglesias. Las grandes moles rocosas aparentan un laberinto de callejones, arcos, columnas y oquedades que recuerdan otras fastuosas construcciones proyectadas por el hombre.

Si alguna vez llegas hasta este lugar de la costa gallega, ese que marca la división de los dos mundos, descubrirás que el tiempo no tiene más medida que el ritmo de las mareas. La bajamar deja al descubierto un último trecho en el que un impresionante arco de colosales proporciones se deja observar tras haber atravesado un paseo entre columnas naturales que se levantan en medio de la arena y se acaban apoyando en el acantilado
Si alguna vez te quedas con los pies anclados en la arena contemplando como se abren y se cierran los pasadizos secretos donde, según se dice, duermen los hombres que el mar retiene hechizados en su abrazo de espuma, recuerda que estás bordeando el mayor de los misterios.
Cada día, o cada noche, nunca a la hora prevista, nunca a la hora exacta,  las aristas del umbral se iluminan o de soles o de lunas. Es un momento mágico en que, según la leyenda, se podría predecir el futuro y recuperar el pasado.
Y dicen los viejos marineros que en las horas más oscuras, en las noches en las que la Luna desaparece para renacer, unos puntos brillantes marcan los límites en el centro de esa puerta y que son los ojos verdes de las sirenas que iluminan desde siempre, desde todos los tiempos, los senderos del mar de regreso a casa.
Y cuentan que si, cuando el límite más bajo de la marea coincide con el momento en que el sol empieza a descender por el horizonte estás frente a esa puerta, puedes pedir un deseo por que ese es un momento en que los dioses están más cerca de ti y más atentos a lo que puedas pedirles

El olor a salitre y el sonido de las olas nos envuelve. Altos y sorprendentes arcos de piedra emergen entre la tierra y el mar, como si se tratase de restos de antiguos y remotos templos olvidados por la historia. Obra de la naturaleza, no de los hombres, a través de miles de años de la acción del agua y el viento. La similitud de estas formaciones rocosas con los arbotantes de las catedrales góticas, han hecho que esta playa llamada de Aguas Santas, sea también conocida como la Playa de las Catedrales.
Ubicada entre Foz y Ribadeo, en la provincia de Lugo, conocida, esta costa, como la Mariña Lucense.
En el momento de la bajamar es cuando tendremos la oportunidad de recorrer entre acantilados y formaciones rocosas los 1328 metros de esta playa de arena blanca.
Destaca por su conjunto de acantilados esculpidos por el viento, el mar y mucho tiempo.
La erosión del agua ha ido formando cuevas, socavones y pasadizos en la pared de pizarra de los acantilados y dependiendo de la hora del día estas van adquiriendo diversas tonalidades que embrujan con solo mirarlas. Estos pasadizos cuando la marea está alta quedan totalmente cubiertos por el agua.
Algunos de estos arcos de piedra llegan a medir más de 30 metros, y al pasar por debajo de ellos se puede escuchar el ulular del viento mezclado con el sonido de las olas al rebotar contra las rocas. Un sinfonía natural que nos reconforta y nos abstrae, haciéndonos sentir en ese momento toda la magia de este lugar.
Galicia, irremediablemente,como una maga hechicera, deja una profunda huella en todos aquellos que deciden visitarla.







Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...