sábado, 7 de octubre de 2017

Siglos de miedo en una aldea de Rianxo

Abuín guarda una oscura leyenda que se le fue atribuyendo al pasar los siglos.
A mediados del S. XIV por este lugar pasó la famosa peste negra, asolando esta aldea y dando paso a numerosas leyendas. De acuerdo con la creencia popular, es imposible determinar cuando tuvo lugar esta plaga pues las fechas se pierden en la memoria.

Muy pocos saben, incluso buena parte de los "rianxeiros", que el municipio arousano esconde un tesoro. Está en el lugar de Abuín, en la parroquia de Leiro, provincia de La Coruña, desde hace siglos, pero nunca nadie llegó a desenterrarlo, y ninguno de los que conocen el misterioso lugar recomendaría a otra persona que se aventurase a buscar las riquezas ocultas entre las piedras y la maleza. Porque está maldito, o eso dice la leyenda. Su hechizo llevó a toda una aldea a desaparecer.
La historia de la aldea maldita se desarrolla entre lo mítico y lo real con una única certeza : que fue abandonada por sus habitantes después de la muerte de buena parte de ellos.
Para llegar al lugar hay que dejar el coche y adentrarse a pie en el monte, donde la altura de los árboles apenas dejan pasar la luz. Entre hiedras, árboles, silvas y maleza continúan en pies los muros de tres viviendas y restos de otras, e incluso caminos por los que los habitantes de la aldea se dirigían a sus trabajos en el campo.
La leyenda dice que cayó sobre ellos una maldición aunque hay distintas versiones sobre el origen del "meigallo" que acabó con la vida en el lugar. El saqueo del Monasterio de Armenteira , un tesoro oculto por una familia, un cáliz arrojado por un cura que hará recaer una maldición sobre quien recoja o un botín enterrado por los pueblos nórdicos son algunas de las explicaciones que ofrece la sabiduría popular.

Más allá de las distintas versiones que explican la procedencia de la maldición, en lo que si hay coincidencia es en las consecuencias que aquel mal agüero tuvo para los habitantes de la aldea.

Plagas que acabaron con la vida de cuanto encontraron a su paso están detrás de que los cuatro muros que quedan en pie en Abuín sean conocidos en la zona como la aldea maldita
Dicen que unos ladrones que se llevaron las riquezas del Monasterio de Armenteira se las entregaron al cura de Abuín para que las escondiera. A la mañana siguiente el párroco había muerto, y a él le siguieron los vecinos de la aldea, uno tras otro. Esto hizo pensar en una maldición divina.
La aldea fue abandonada hasta la fecha: hoy solo el silencio y la naturaleza habitan en Abuín. Hay quien piensa que el tesoro sigue escondido bajo una de las construcciones que antaño fue capilla y quien dice que el que encuentre el cáliz robado por el cura sufrirá la maldición.
Pero por increíble que pueda parecer hay una explicación racional, alejada de leyendas y maldiciones, que arroja luz sobre lo que ocurrió en la aldea maldita y que incluso pone fecha al abandono.
Según  parece la peste llega, allá por el siglo XIV desde el puerto de O Grove. Aquel fue el episodio más virulento de la enfermedad que causó en Europa 25 millones de muertos. La rapidez con la que se propagó la peste llevó a la gente a creer que se trataba de un castigo divino, por lo que abandonaban la aldea en la que vivían pensando que estaba maldita.



Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...