viernes, 11 de agosto de 2017

LO QUE EL MAR SE LLEVA

 Ya ha pasado mucho tiempo desde que empezaron a sentarse en el muelle de cara al mar. Se reúnen allí todas las tardes si no llueve, aunque sea invierno, aunque haga frío, aunque el sol y el viento hayan ido quemando su piel. A veces aún aguantan chaparrones y lloviznas. Siempre dicen. " Escampará pronto"
La mirada se pierde en el horizonte, saben que ha pasado toda una vida, que no es posible ya que vuelvan, pero en el fondo, sin querer, todavía aguardan.
¿Y si les pasa como a  Carmen?, que un día sin que nadie lo esperara, al fondo de la boca de la ría, como una sombra,  maltrecho, apareció  su Manuel.
Manuel se encontraba durmiendo cuando se produjo el desastre y cuando estaba a punto de saltar por la borda la succión del barco lo arrastró hacia el fondo marino. Tuvo la gran suerte de que una enorme burbuja de aire procedente del interior del barco que se hundía le hizo de nuevo alcanzar la superficie
Llegó contando que el viento iba en aumento después de haber pasado la bocana de la ría, más allá de las  Cies; sin embargo no era nada que no hubiera visto antes. Lo que se estaba haciendo imponente era la mar. Al rato de empezar la zarabanda una rompiente inundó parte de la bañera. Los aparatos marcaban entre 35 y 40 nudos, pero eso no era lo más imponente, sino las olas, sobre todo, porque era prácticamente de noche y siempre, en la noche imponen mucho más.
Las olas saltaban dentro del barco dejándolos chorreando. Algunas hacían el efecto de una bofetada porque cuando se desploman así, todo retumba y mientras el agua se deslizaba como un torrente pensaron en aquel refrán que dice " el que anda por el mar aprende a rezar"
Son duras las mujeres gallegas, muy duras ante el dolor, la soledad y la pérdida de un ser amado. Se puede leer en sus caras una profunda pena y en el cuerpo y en el alma el agotamiento que la incertidumbre deja ante el desconocimiento del paradero de alguien querido desaparecido en el mar
La mar, igual que la sangre circula por sus venas  confiriendo a su espíritu una fortaleza forjada a base de temporales y galernas que dejaron en estas costas incontables cosechas de viudas de náufragos, de lacrimales secos y de dolor profundo ante la pérdida de aquello que aman.
Ellas no se marean nunca en los barcos y el mareo en el mar es horrible, Tiene dos fases bien definidas: la primera es aquella en la que crees que te vas a morir y la segunda en la que te das cuenta de que, por desgracia, no te mueres.
Tampoco les marea la vida que la agarran bien fuerte a pesar de sus pérdidas.
Y como alguien dijo en una ocasión " los hombres somos muy pobres, demasiado pobres como para ir  perdiendo amores y amigos en la vida.





domingo, 6 de agosto de 2017

Vigo y su Cristo de la Sal




Durante muchos siglos, la ciudad de Vigo estuvo centrada en la actividad pesquera . Sus gentes vivían de lo que la Naturaleza les daba pasándose la vida procurando sobrevivir a las peligrosas aguas del Océano Atlántico.

Los versos de todos los poetas están recorridos de ritmos y rumores marinos, de estertores de olas espumosas, del brillo de los delfines, de golpes de remos, de vientos húmedos, de olor de algas y de puertos.
El mar ha sido siempre una fuente de vida, hasta el momento, inagotable. Pero el mar es peligroso y los hombres que viven surcando sus aguas lo saben bien. Por eso, todos los años, el primer domingo de Agosto, miles de gallegos participan en una procesión que recorre las calles de Vigo con el mayor tesoro religioso de esta ciudad: una gran Cruz con una imagen de Jesús.
El aire se llena del aroma de las flores y del olor de los cirios quemados. Los devotos, con  los cirios encendidos discurren por las calles en una atmósfera llena de solemnidad, solo rota por las salvas, las oraciones y los tambores. Avanzan con ritmo lento por callejuelas estrechas; tan estrechas, que el Cristo va acariciando los rostros de aquellos que se asoman a los balcones para verlo pasar. Lo empujan veinte cofrades, dieciséis costaleros en las agarraderas exteriores y cuatro carreteros desde abajo del soporte. Cierran la procesión miles de vigueses que le siguen al paso. A la tarde le va inundando la penumbra y los farolillos y los cirios se han encargado de iluminar al Cristo con un reguero de luz.

Esta imagen es un símbolo de Vigo. Con todas las leyendas que corren en torno a su historia, muchos obispos han querido trasladar el Cristo a diferentes Catedrales e Iglesias de Galicia e incluso a otras regiones españolas. Sin embargo, según cuentan, cada vez que alguien ha intentado llevarse el Cristo de la Colegiata a una iglesia diferente, las fuertes lluvias lo han impedido.
La lluvia no es algo raro en Vigo, aunque hay quien cree que no es casualidad que cada vez que alguien haya intentado llevarse la imagen del Cristo comenzara a llover, a mares, como decimos aquí.
Sigue siendo uno de los símbolos más importantes de la ciudad y cuando corren tiempos difíciles, los vigueses depositan todas sus esperanzas en esta imagen para que les proteja.

También se le conoce como el Cristo de la Sal.

" Cuenta la leyenda que una embarcación que transportaba un cargamento de sal recogió la imagen en alta mar y amenazados por el fuerte oleaje, los marineros optaron por atracar en el primer puerto para dejar allí la talla y prometieron asistir descalzos a una misa. Sin embargo, pudieron llegar al puerto de Vigo sin problemas y cuando la tempestad amainó, volvieron a adentrarse en el mar olvidando cumplir con sus propósitos. Las olas se elevaron de nuevo en contra de la embarcación, por lo que no tuvieron más remedio que regresar a puerto. La operación se volvió a a repetir y viendo que la navegación se hacía inviable, cayeron en la cuenta de que habían olvidado cumplir su promesa, de modo que llevaron la imagen a la Colegiata de la ciudad, probablemente por su proximidad al puerto y allí oyeron misa"

Otra versión de la leyenda nos llega desde la época de Enrique VIII, rey de Inglaterra.
Cuenta esta leyenda que los cristianos arrojaron la cruz con la imagen de Cristo al mar para salvarla del fuego durante las persecuciones que se produjeron en Inglaterra contra los católicos.. Fue entonces cuando un barco la rescató y la trajo a Galicia.
El nombre del Cristo de la Victoria, según algunos investigadores, procede de la época de las guerras napoleónicas. Los vigueses le han puesto este nombre por haber salvado la ciudad de las tropas de Napoleón.

martes, 1 de agosto de 2017

Entre brumas

 Así se conforma esta tierra, entre brumas suaves, delicadas, que borran los perfiles y los contornos de las cosas.
Entren brumas, la conciencia se disuelve y pierde la necesidad de asimilar y registrar el presente.
Conforme se acerca la noche, la niebla es más densa. Los perfiles desaparecen, la bruma me va cercando y ya casi solo distingo mis manos.
La luz se apaga cada vez más temprano y entro en el
 reino de las sombras. Miro dentro porque fuera ya no existo.Todo a mi alrededor ha desparecido y solo quedan mis adentros.
Actos y sensaciones que parecen haber sido vividos sin ser registrados en la conciencia se convierten finalmente en la materia que ha hecho mi propia vida.

Intento mirar más allá de la bruma: Unas rocas se insinúan entre las sombras.
Intento descubrir las siluetas de los pinos y no lo consigo aunque estoy dentro de ella  y aquí, en el interior de la bruma intento conectar con mis muertos. Cerrar los ojos y sentir su presencia añorada, preguntar qué es lo que tienen que contarme, qué quiero contarles yo, tender las manos...recuperar las horas perdidas... reparar lo irreparable.
Todo el día caminando entre brumas la niebla acaba por convertirse rocío en mi piel, me penetra hasta los huesos.
El descenso de la luz y la luna negra, en la que intento descansar me hace ver las cosas con otra perspectiva, me predispone a la tristeza, que es otro cristal con el que ver las cosas. Habla una parte de mi, la más reprimida, la más olvidada y sin embargo, la más verdadera. Mientras la noche envuelta en el perfume de la bruma ha terminado por borrar hasta los contornos de las sombras.



lunes, 24 de julio de 2017

Donde las piedras hablan



Y... Comenzó su viaje.
Fue realizando todos los rituales  que todo peregrino debe conocer y seguir durante su andadura.
Dejó una cruz hecha con ramas recogidas en el Camino..
Bebió vino de la fuente de Irache en Navarra.
Esta fuente ofrece vino y agua gratis a los peregrinos.

Colocó una piedra en el Camino para alertar a futuros caminantes que iban por el camino correcto.
En la actualidad ha cambiado el sentido de esta tradición ya que ahora colocar la piedra es sinónimo de arrepentimiento o sufrimiento espiritual. Al apilar la piedra o dejarla atrás pasará lo mismo con el dolor.
Tiró la piedra, con la que salió de su lugar de origen, en la Cruz de Fierro para librarse de todas las culpas y penas que haya sufrido en su vida.
 Y el Camino poco apoco va ofreciéndole las condiciones propicias para conversar con la sombra que le sigue a donde vaya
Llega, agotado, descalabrado, los ojos hundidos, los pies lacerados y las manos encalladas de tanto apretarlas contra el nudo del bastón. Nervioso por llegar y besar el Santo, este será el momento más importante en la vida de ese peregrino. Mañana llegará a Compostela como estaba previsto. Poco a poco van sumándose hileras de peregrinos al camino, como una arroyo al que fluyen otras corrientes. Los peregrinos apuran el paso pues ya se presiente que la ciudad está muy cerca y en nada se está en el monte del Gozo. En ese punto desciende deprisa y entra en la ciudad por la Puerta Francesa, que era antiguamente la entrada más importante de las siete que había. Ya en el casco viejo toma las Rúas das Fontiñas y dos Concheiros, se sigue por la Rúa de San Pedro y entra en las Rúas das Casas Reais y das Ánimas para desembocar en la Plaza de Cervantes. Ya no queda casi nada. Avanza por la Rúa de la Azabachería y sale a la Plaza de la Inmaculada. Al fin: La Plaza del Obradoiro.
Ha llegado, el camino ha terminado, la peregrinación ha llegado a su fin. Busca entonces el centro de una de las plazas más bellas del mundo. No olvida que la admiración es el peldaño previo al amor. Por eso, Santiago de Compostela enamora a quien la visita y conoce.












sábado, 15 de julio de 2017

Marineros y su patrona

Con la llegada de Julio llega una de las celebraciones más importantes en toda Galicia, tanto para los marineros como para los que no lo son: la Fiesta del Carmen. Esta es la celebración marinera por excelencia, se venera a la Virgen del Carmen, la patrona de los marineros
Hay cientos de relatos que nos hablan sobre experiencias duras en el mar, quizás tantos como barcos y marineros. Estas historias de náufragos son verdaderas historias de supervivencia que muestran como el ser humano es capaz de adaptarse y soportar las más duras condiciones.

Este podría se uno de tantos:

"El barco escoraba como nunca, las olas nos pasaban por encima. Una y otra vez nos azotaban sin piedad. Sin tregua alguna, no nos dejaban quitarnos el sabor salado de la boca. Casi no podíamos respirar. Estaba empezando a ser angustioso,

El mar estallaba contra la  cubierta y cada vez que esto sucedía hacia un ruido ensordecedor. El barco se cubría continuamente con la fría y abundante espuma del mar. Era engullido por él.
Allí estábamos en medio de aquella imponente masa de agua, viendo y sintiendo como una maraña de relámpagos nos daba caza.
Mantuvimos el silencio unos minutos como si aquella oración íntima en medio de la oscuridad nos fuera a salvar de las garras de aquel mar violento.

Pero el viento fue subiendo con muchísima fuerza y cuando nos dimos cuenta el barco era una cáscara de nuez entre montañas de agua .
Cada estruendo de los relámpagos sentíamos que el cielo se rajaba de arriba abajo. Verlo nos asustaba, pero sentirlo retumbar en el cuerpo nos ponía los pelos de punta. En cada chispazo de luz nos veíamos las caras desencajadas.

Seguíamos agarrados a la caña tirando de ella con fuerza para intentar llevar el barco navegando, pero el barco estaba sin control, iba y venía a merced de las olas de forma tan caprichosa que parecía como si el mar estuviese jugando con él.
La escora era indomable y el motor insuficiente para enfrentarnos a las sacudidas del agua que venían por proa. Acercarse a tierra suponía encallar porque no teníamos control ninguno sobre el barco y el motor no tenía fuerza.
El viento siguió subiendo hasta los 35 nudos.  Entre golpes de mar cada vez más duros, el mar castigó al barco de tal forma  que el motor murió  sin remedio.
Un golpe de mar  violento me lanzó contra una cuaderna vista de popa. Me vi en el suelo sumergido en agua y gasoil. El hedor era tan fuerte que estuvimos a punto de vomitar de la angustia.
Intentamos poner en marcha el motor varias veces, pero fue imposible, estaba muerto.
 Tuvimos unos minutos de impasibilidad, de hastío, el agotamiento nos estaba pasando factura; completamente mojados, cansados y con el traje y las manos manchadas de gasoil y grasa solo nos quedaba llevar el  barco lo mejor posible.
 Solo los bofetones de las olas en los ojos y las gotas que se colaban por dentro del traje de agua eran capaces de sacarnos del letargo o la muerte súbita.
La cosa pintaba muy mal y planificar las maniobras era complicadísimo. El viento ensordecedor, los golpes de mar, la jarcia temblando, y sin motor y sin radio, parecía que nuestra suerte dependía de la resistencia del barco.
En ese momento de incertidumbre y angustia uno piensa en los familiares, en los amigos.
Adormilados por el frío, permanecíamos en silencio guardando la compostura y atados al barco.
 Cuando la angustia del gasoil se nos pasó, empezamos a salir del hoyo y a poner el barco rumbo a puerto. ´
Las luces estaban cada vez más cerca, necesitábamos llegar allí de manera imperiosa, teníamos las muñecas y los brazos reventados de aguantar la caña durante toda la noche en medio de aquellos embates. Cada ola que nos arruinaba o nos revolcaba se llevaba un insulto.

 Tres horas después hicimos una entrada propia de desalmados. En el primer muelle que vimos libre metimos caña derrapando y encajamos el barco en el muelle. Hicimos un pequeño agujero en la banda, pero desembarcamos y nos abrazamos. Besamos los tablones del pantalan  y sin que nadie se percatara de nuestra llegada, fuimos directos a abrigarnos y a desayunar".
Después de esta terrible experiencia, un día como hoy, cualquier marinero o marino siente una emoción indescriptible honrando a su patrona.: La Virgen del Carmen.

Los barcos salen en procesión y sobre las aguas navegan cientos de flores entre las estelas de los barcos que han sido lanzadas al mar. Muchos de los marineros quedaron para siempre en el fondo de mares y océanos, otros recuerdan a sus amigos, compañeros de faena que ya nunca volverán y las familias se agrupan ansiosas elevando su plegaria a la Virgen para que  proteja a sus hombres de las aguas cada vez que abandonen el abrigo del puerto




lunes, 10 de julio de 2017

Marchar para volver

Marchar para volver, esa era la idea predominante que permanecía en la mente de todo aquel que se marchaba de Galicia , ya que ninguno se planteaba la posibilidad de quedarse para siempre.

El enorme vínculo con la tierra ha sido para nuestros antepasados uno de los motivos que han impulsado su vida: irse, trabajar, ahorrar y regresar de nuevo al hogar.

El ahorro era fundamental ya que la vuelta era inconcebible si no se veía la posibilidad de volver en condiciones más favorables de las que se tenían cuando se emprendió el viaje.

 La preocupación que los emigrantes gallegos tenían por el ahorro era casi obsesiva; hasta el punto de ser tacaños y avaros que vivían al día con lo estrictamente necesario. Esta idea obstinada, fue la causa de que, en general, lo emigrantes no se preocuparan de convertirse en propietarios en los países de acogida.

El constante retorno de los emigrantes gallegos es fácilmente comprensible si comprendemos el sentimiento gallego de la saudade.

Más que una simple nostalgia, este sentir provoca una añoranza indescriptible y quizás  habría que explicarlo  al que no  ha experimentado tal sentimiento.

 Unas veces será añoranza de un ser querido, otras "morriña" de cierto lugar, otras nostalgia de un tiempo pasado, otras pura melancolía, tristeza...

La colonia gallega  en el extranjero no deja de crecer. Mas de 500.000 gallegos están repartidos por los cinco continentes desde la Patagonia hasta Japón. Por primera vez en la historia, el número de gallegos en el exterior supera al medio millón. La emigración fue un fenómeno que había marcado a la sociedad gallega en el pasado siglo, pero ahora también es un fenómeno del presente.
Abundaban los insultos a los gallegos en la literatura del Siglo de Oro español, el desprecio que rayaba en el racismo iba asociado a la pobreza. 
La poeta Rosalía Castro se rebeló en sus libros contra el maltrato de los trabajadores temporeros gallegos en Castilla.
Los tópicos despectivos se reavivaron también en América entre finales del siglo XIX y principios del XX con la llegada masiva de emigrantes que desempeñaban tareas no cualificadas en los países de destino. 
A través del teatro se reforzaban los estereotipos que presentaban a los gallegos como personas incultas y rudas, con lo cual limitaba las expectativas laborales y de ascenso social.
La emigración ha sido históricamente una válvula de escape de la explosión demográfica, del hambre, de la falta de oportunidades y de la injusticia.
Millones de personas se trasladaron a América a lo largo de cinco siglos en distintas etapas por diferentes causas y con desigual intensidad. Y es que la injusticia social reina siempre entre los hombres como una lacra.









martes, 4 de julio de 2017

EL MAR DE ESTRELLAS



Desde la antigüedad numerosos marinos que navegaban el índico, relataban que en sus travesías habían visto, mares en llamas, luminosos o fosforescentes. Este lugar era conocido como El Mar de Ardora.
Desde el siglo XVII se los describía como algo parecido a campos de hielo en una noche sin luna.
La existencia de esos mares y este resplandor nocturno, es relatado por primera vez por Julio Verne en su obra 20.000 leguas de viaje submarino, cuando el Nautilus atraviesa una capa fosforescente formada por miriadas de animales marinos luminosos.
Se creían que eran fantasías de marineros contadas durante siglos. Se decían, que no eran más que leyendas, mitos transmitidos de boca en boca, sin embargo científicos empezaron a registrar este fenómeno desde 1915.
Solo hasta muy recientemente no se pudo fotografiar. En 2005 un satélite de la NASA captó una extensa zona bioluminiscente en el Océano Indico, confirmando la existencia del Mar de Ardora.
Cuando miles de millones de estas micro algas se juntan en olas brillantes se produce un espectáculo de naturaleza casi único.
Este singular fenómeno, se deja ver en las madrugadas de septiembre en algunas de las costas gallegas.

En esos días de noches aún cálidas cuando en algunos lugares de la costa gallega, en Muros, por ejemplo, en Carnota, por ejemplo, el mar se llena de estrellas que parece que han caído del cielo. Estrellas azules; miles, millones de pequeñísimos organismos que desprenden una luz azulada . Es como si miles de luciérnagas azules visitaran nuestro jardín en una noche de verano. 

Es un espectáculo maravilloso. La noche nos envuelve y allá en el firmamento, el cielo cuajado de estrellas, brillantes, diminutas, juegan a hacernos guiños mandándonos un mensaje inteligente en un lenguaje cifrado que solo el hombre bueno y en paz pudiera descifrar.

La luna, grande, redonda, brillante parece querer acercarse a ver el espectáculo y las olas rompiendo en la arena de la playa deja diminutas e infinitas estrellas azules. 


Hace mucho, mucho tiempo, los marineros que surcaban las aguas del Indico en busca de nuevas tierras que conquistar o nuevas rutas, contaban leyendas del Mar de Ardora . Aseguraban que el mar se había prendido en llamas color azul fosforescente; el mar resplandecía. En ese tiempo todos aseguraban que el Mar de Ardora no era más que una fantasía de los marineros por pasar tanto tiempo en el mar.

Estas micro algas son el alimento de otras especies del zooplancton - pequeños crustáceos de cuerpo transparente -que cuando las ingieren, también desprenden luz porque las células de luminiscencia de las algas siguen brillando, convirtiéndose a su vez en un blanco fácil para sus predadores.

Dan ganas de dirigirse inmediatamente a este lugar y montar guardia toda la noche si fuera necesario, con tal de no perderse semejante espectáculo. Lo malo es que no existe ninguna garantía de que esto vaya a servir para ver como el mar de O Pindo brilla con luz propia durante la madrugada, que es cuando se puede captar ese mágico momento en el que la playa de San Pedro se tiñe de azul fosforescente.

Más allá de la explicación científica, el Mar de Ardora es un gran ejemplo de los espectáculos que es capaz de brindarnos la naturaleza.

Los responsables: unas micro algas que tienen unas células capaces de generar luminiscencia. Unos organismos capaces de emitir luz y, eso es lo que las hace visibles en medio de la oscuridad cuando las agita el oleaje.


Este fenómeno, acostumbra a producirse en la recta final del verano, cuando la temperatura del agua es más cálida. No obstante de repetirse, no muchos han podido verlo porque "XERALMENTE UN NON ESTÁ NO MEDIO DA NOITE, NA PRAIA MIRANDO O MAR


viernes, 23 de junio de 2017

Noche de San Juan

"En San Xoán meigas e bruxas fuxirán" Es noche de brujas, de meigas, en la que nuestro mundo y el suyo están más comunicados que nunca. Las puertas de ambos se abren para dar paso a encuentros increíbles. Cuentan que en esta noche mágica, las meigas buscan barcos a los que llevar hasta los faros para comer y beber y bailar hasta el alba. Por eso muchos marineros clavan tres cardos protectores en el palo mayor de sus embarcaciones. 
Es el único momento del año en que se pueden ver a las "mouras", doncellas encantadas que salen esta noche de sus cuevas y a las que se puede ver en castros y peñascos, con la ilusión de recuperar su libertad.

El significado primordial para los celtas era el de celebrar el instante en el que el Sol se hallaba en su máximo esplendor, cuando duraba más tiempo en el cielo y mostraba su máximo poder a los hombres. Era el día en el que alcanzaba su mayor plenitud y, al mismo tiempo, el día en que empezaba a decrecer hacia casi su muerte en el Solsticio de Invierno. Se encendían hogueras para conmemorar ese poder del Sol y para compartir su fuerza, para alabarlo y al mismo tiempo para atraer su bendición sobre hombres, animales y campos.
Otra de las costumbres que dio a esta fiesta el apelativo de "verbena" - planta medicinal utilizada tradicionalmente en la medicina debido a sus propiedades y beneficios para la salud - era la costumbre practicada en algunos lugares por las mozas casaderas de ir a recoger "verbena" a las doce de la noche, la víspera de San Juan, creyendo que con ello conseguirían el amor del deseado por su corazón.


La "hierba de enamorar" realmente tiene propiedades mágicas; se considera el mejor remedio contra el desamor, une corazones, ayuda a solucionar problemas sentimentales y mejora y aumenta la fertilidad de las mujeres.
La " namoradeira" crece al desamparo de los vientos, en los acantilados de la sierra de la "Capelada", que después de los fiordos noruegos, estos, son los acantilados más altos de la costa atlántica.
Dicen " un lugar perdido de la mano de Dios", sin embargo, creo que es aquí, donde realmente se encuentra.
La "namoradeira", simboliza el amor ardiente; de color rosa, blanca y/o violácea, se asoma dos veces al año, en invierno y a principios de primavera.
Los habitantes de la aldea de San Andrés de Teixido agasajan, a aquellos que les visitan, con esta mágica y apasionante hierba del amor.
Claro que para que nos ayude en su búsqueda existen varios rituales que hay que realizar:
Si lo que se quiere es tener una relación con la persona que se ama se debe recoger la " hierba de enamorar" en la noche del 23 de Junio, la noche de San Juan y  debe hacérsela llegar de alguna manera sin que se de cuenta.
Si lo que se quiere es que el amor esté siempre en la vida, se tendrá que recoger la planta al atardecer, justo en el momento en que la luna está oculta por el sol y en ese momento invocar:
A la diosa Áine: diosa de los cuatro vientos, el cielo y la fertilidad.
A la diosa Deva: diosa de todos los mares, que emana vida, salud y amor.
Según la leyenda este flor tiene su esencia en la magia de las dos diosas.
 Con la flor cogida en el momento oportuno, se debe guardar en una cajita de madera con algo de oro y plata y así, según esta tradicional leyenda, se tendrá suerte en el amor toda la vida.

Y si además.
La pareja salta unida la hoguera se procura felicidad y buena fortuna.

"Boa noite de San Xoán a todos"

Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...